Ortomesa | Artrosis
75
post-template-default,single,single-post,postid-75,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

Artrosis

Artrosis

 

 

La Artrosis, es una enfermedad crónica que se caracteriza por el deterioro paulatino del cartílago de las articulaciones. Este deterioro conduce a la aparición de dolor con la actividad física, incapacidad variable para caminar y permanecer de pie, así como a deformidad progresiva de la rodilla. La artrosis es la enfermedad reumática más frecuente. De hecho, a partir de los 50 años, prácticamente todo el mundo tiene manifestaciones radiológicas de esta enfermedad. Por fortuna, solamente una pequeña porción de las personas que tienen manifestaciones artrósicas en las radiografías, presentan síntomas de artrosis. Es muy importante distinguir entre las manifestaciones radiológicas artrósicas –prácticamente universales a partir de determinada edad–, de la artrosis como enfermedad que cursa con dolor, rigidez e incapacidad.

 

 Consideraciones


Una articulación es una estructura muy especial que permite a un hueso desplazarse sobre otro, con suavidad y sin dolor (figura 1A). Para que ésto ocurra, la naturaleza nos provee de un tejido muy especial que se llama el cartílago hialino. Todos lo hemos visto alguna vez: es esa capa brillante y lisa que rodea los extremos de los huesos de pollo o de cordero y que llamamos ternilla. Este tejido tiene la capacidad de aguantar grandes presiones sin aplastarse ni romperse. Es capaz de deslizarse sobre el cartílago hialino de la otra cara de la articulación con suavidad, sin arañarse ni agrietarse, así como sin desgastar ni lesionar el hueso al cual recubre.

artrosis-centro-ortopedico-ortomesa-ortopedia-armenia

Causas


  • Edad: La frecuencia de la artrosis de rodilla aumenta con la edad, ya que cuanto más se hayan utilizado las articulaciones más se desgastan éstas. La edad en la que empieza a desarrollarse la artrosis de rodilla se sitúa alrededor de los 50 años y es más común en las mujeres que en los hombres. Además, esta dolencia es muy rara en gente joven, a no ser que hayan sufrido una lesión previa en la rodilla que sean desencadenantes de artrosis, como una fractura, un traumatismo o una lesión meniscal, entre otras.
  • Obesidad: El aumento del peso corporal es un factor importante en el desarrollo de la artrosis de rodilla, ya que son las que diariamente cargan el peso. Cada kilo que aumentamos supone una presión de unos 3 kilos en las rodillas y de seis en las caderas.
  • Lesión o uso excesivo: Los atletas y las personas que realizan trabajos que requieren hacer movimientos repetitivos tienen un mayor riesgo de desarrollar artrosis debido a las lesiones y al desgaste de la articulación. Es importante que los atletas aprendan a tomar precauciones para evitar lesiones y que los trabajadores que realizan movimientos repetitivos tomen las medidas necesarias para reducir sus efectos. Esto no significa que se deje de realizar deporte, es más, la práctica de ejercicio moderado fortalece la articulación y reduce el riesgo de artrosis en ésta.
  • La genética o herencia: La genética juega un papel en el desarrollo de la artrosis de rodilla, así como de otras articulaciones. Las alteraciones hereditarias de los huesos afectan la forma o la estabilidad de las articulaciones y puede llevar al desarrollo de la artrosis. También es más común en las articulaciones que no encajan bien.
  • Debilidad muscular: La debilidad de los músculos que rodean la rodilla puede llevar al desarrollo de la artrosis. Por esto, los ejercicios de fortalecimiento para los músculos del muslo son importantes para reducir el riesgo de padecer esta lesión.
  • Otras enfermedades y tipos de artritis: Las personas con artritis reumatoide tienden a tener una mayor probabilidad de desarrollar artrosis. Además, la hemocromotosis (tener demasiado hierro) puede dañar el cartílago hasta el punto de deterioro crónico y la acromegalia (exceso de la hormona del crecimiento) también tiene efectos adversos en los huesos y las articulaciones, pudiendo llevar a desarrollar artrosis.

Síntomas


La artrosis de rodilla se manifiesta inicialmente con dolor tras estar mucho tiempo de pie o caminando. Duelen especialmente algunas actividades como subir y bajar escaleras, caminar por terrenos irregulares o levantarse de una silla. Conforme avanza la enfermedad, cada vez duele antes al comenzar a caminar o al estar de pie. Tras estar un rato sentado el paciente nota rigidez y dolor al intentar levantarse. Es como si las rodillas estuvieran agarrotadas y necesitaran calentarse para poder caminar de nuevo. Al poco rato desaparece la rigidez y el dolor inicial pero tras un periodo variable de estar caminando, reaparece el dolor. Si la persona que tiene artrosis de rodilla se para, el dolor poco a poco va cediendo.

Tratamiento


  • Artrosis de rodilla se basa en la combinación de una serie de medidas:
    Pérdida y control de peso si se presenta obesidad.
  • Un programa de ejercicios de rehabilitación para fortalecer los músculos de la extremidad y mantener al máximo la movilidad de la articulación.
    Tratamiento farmacológico que, indicado por el médico, contribuye a aliviar los síntomas de la enfermedad. Los analgésicos y los antiinflamatorios no esteroideos ayudan a aliviar el dolor y reducir la inflamación.
  • Puede ser de utilidad el uso de un bastón, que ayude a descargar el peso del cuerpo sobre la rodilla.
  • Se debe evaluar otras lesiones asociadas con la artrosis, como lesiones de ligamentos o menisco, que al ser manejadas adecuadamente, reducen el dolor y el aumento de la artrosis. Es asi como la artroscopia un metodo poco invasivo y de rapida rehabilitación, favorece al control de la artrosis.
  • Existen medicamentos aplicados en la rodilla que reducen el desgaste, como lo es la viscosuplementación (hilano), que favorece a largo plazo la rodilla (consulte a su medico).
  • En casos severos de Artrosis de rodilla, en los que se haya producido un desgaste considerable de la articulación, es posible que se deba recurrir a la cirugía y a la colocación de prótesis como último recurso.

 

 

artrosis-centro-ortopedico-ortomesa-armenia-quindio

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

WhatsApp chat